Arte y Erotismo


Compartir

“El arte nunca es casto, y habría que mantenerlo alejado de todos los ignorantes inocentes. Si la gente no está preparada para él, no hay que permitir que se acerque, Sí, el arte es peligroso. Si es casto, entonces no es arte.”

PABLO PICASSO.

 “Todos esos papanatas (hombres tontos y crédulos) de la burguesía de cuya boca sólo salen palabras como deshonesto, deshonestidad, honestidad en el arte y otras sandeces por el estilo, me recuerdan a la Louis Villedieu, una putilla de cinco francos, que me acompaño un día al Louvre, donde nunca había estado. Cuando pasábamos por delante de las estatuas y cuadros inmortales, se ponía colorada, se tapaba el rostro, y me tiraba de la manga, preguntándome como se podían exponer al público semejantes obscenidades”.

CHARLES BAUDELAIRE.

 

El corazón al descubierto.

Son innumerables los conceptos que existen sobre el arte como innumerables son sus tendencias. Todo depende del cristal con que se mire. Sin embargo podemos decir que el arte es el espíritu de personas especiales y con mucha personalidad que pueden expresar el espíritu de su época con mucha frescura.

Gracias al espíritu de los artistas y de sus obras es que se ha podido reconstruir la historia de la humanidad en el correr de los tiempos. El artista entonces es un testigo de la sociedad de su tiempo, puede ser revolucionario, pero ante todo debe invitar a pensar cómo y porqué ocurren los fenómenos plásticos, sociales, religiosos y políticos, para expresarse como un ser único que vive, siente, sufre, y comunica sus contenidos espirituales.

El arte -si es tal en realidad- nada tiene de abstracto. Todo es a la vez abstracto y concreto. Cuando el arte ya sea figurativo o abstracto, le falta inspiración, nunca pasa de ser una mezquindad. Todo depende únicamente del hombre, de sus virtudes y de su potencia de expresión. Si éste permanece en la superficie, su obra no pasará de ser decorativa, dice el florentino Magnelli, creador de nuevos alfabetos plásticos.

El erotismo es una mezcla explosiva de pasión y locura, de calma, emoción y desespero. El erotismo es el amor y el placer, el disfrute de acciones agradables, el aroma de las flores carnales. El erotismo es vida y libertad. El arte es vida y libertad. El arte erótico es vida y libertad elevado a la enésima potencia. Cuando desaparecen o eliminan la libertad, el erotismo y el arte se convierten en pasiones inútiles.

Para mi querido amigo, el antropólogo Álvaro Chaves Mendoza, quien fuera director del Departamento de Antropología de la Universidad Javeriana de Bogotá y quien hoy descansa en paz en brazos de bellos Adonis, el erotismo es el proceso que nace en la mirada, complacida ante la forma y el color del ser humano; en el aroma y las texturas de la piel. Se prolonga en las sensaciones táctiles, en la caricia y la calidez de los abrazos y se afianza en el beso, para alcanzar su plenitud en el acto sexual y prolongarse en el palpitar de una simiente en el vientre, esto es el erotismo.

Compartir
Previous Proporción de Oro
Next Leon de Greiff