El camino de Herradura

Compartir

Siempre que veo un par de zapatos o un zapato solitario tirado en la calle, al lado de un poste, junto a la basura, colgado de las cuerdas de la luz, o en la mitad de la carretera, ya sea puesto en pie, o tumbado de lado lacónicamente, siento un escalofrío. Siento miedo, siento la …

Compartir