Era un día soleado, como todos los días en “la vaca multicolor”, Richard caminaba por las calles del centro de la ciudad, mientras miraba indiferentemente las vitrinas de los almacenes, llenas de cosas inservibles que no le interesaban. De cuando en cuando se detenía a fisgonearlas, pero nunca compraba nada, hasta que se detuvo en …

12.4k