De campamento


Compartir

pdf-icon (1)

Las tiendas eran como los viajes
y la independencia aunque durmiéramos al lado de nuestra casa.

Caminábamos durante la medianoche
o jugábamos sin cansancio a ser adultos
sin conocer el idioma, solo los gestos y sus efectos.

Flotábamos por la calle
en medio de guerras de globos de agua corríamos,
hacíamos ruido, pasábamos por tu lado.

Y tú sin ver ni entendernos
oías el rumor blanco
de puertas cerradas.

Compartir
Previous Elegía de medianoche
Next Homo Viator