Georg Trakl en el ocaso


Georg_Trakl
Compartir

Un rostro púrpura se ciñe al abrazo calcinado de la noche.
El espíritu oscuro de los bosques, las sombras venenosas,
el grito moribundo de los guerreros otoñales,
cubren de opio el azulado cuerpo de espino.
Aletean los murciélagos alrededor del joven que sueña.
Se escucha un lamento crepuscular.
El niño Elis le besa la frente sangrante
y la hermana juega con mortíferos alcoholes,
deambulando entre los catres del centro hospitalario.
Qué luna más amarga. Qué triste es el último canto del mirlo.
Tierra negra amasa una música nocturna
y se extingue un corazón huérfano de flores amarillas.
La tumba aguarda a los ángeles caídos;
un venado azul corre en delirio a la primavera.

Compartir
Previous Epifanio Mejía: el poeta de la montaña
Next Menguante