Lamprea de cine


Compartir

 pdf-icon (1)

Ah, viejos tiempos del cine Teresa,
Aquellos de películas tan sucias,
Con compendios de sexuales argucias;
Erotismo que un amor no sopesa.
En la pantalla gobierna el chillido,
Mientras mi cuerpo soba la lamprea;
Por poca plata el deseo marea
Y dispensa paquete de alarido
Rápida se deslizó a mi asiento,
En silencio me susurró la cuota
Y rápida ejerció sin miramiento.
Par de vacíos sin deseo dan pena.
Par de lampreas, con la labia rota,
Te siento tan cercana mas ajena.

 

Compartir
Previous En la hora en que el buey canta
Next Censura