Los soñadores de la Biblioteca El Tintal


los-sonadores-2
Compartir

Durante el mes de septiembre de 2016 se presentó en el Hall de exposiciones de la Biblioteca Pública El Tintal, en la ciudad de Bogotá, la muestra artística Los soñadores. Este trabajo reunía cerca de 60 ilustraciones del artista Jesús Díaz; los protagonistas son personas que se duermen inesperadamente en las instalaciones de la Biblioteca y son retratados sin que lo noten. Los detalles y las formas de los dibujos contrastan con el escenario creado para los libros y la lectura.

Compartimos con ustedes el texto que acompañó la exposición y algunas fotografías.

los-soñadores-5
Hall exposiciones Biblioteca Pública El Tintal
los-soñadores-3
Sala en Hall de exposiciones Biblioteca Tintal- Escultura soñador.

los-soñadores-2

los-soñadores-4
Escultura soñador

«Los soñadores son observados con indiferencia por el resto de visitantes. Únicamente se miran en detalle cuando desprevenidamente alguno ronca y rompe inusitadamente su placidez. Ese reposo público es admirado y apreciado por el artista Jesús Díaz, que quiere plasmar ese efímero momento (en este caso la infalible casualidad).

Los destinos se entrecruzan. El pintor llega ilusionado en busca de un modelo que le permita estamparlo en el papel y el soñador acude sin saber que se convertirá en el motivo de un dibujo. Siempre y cuando el azar lo permita, pintor y soñador, comparten unos instantes en los cuales el durmiente no se entera de que está siendo bosquejado y el dibujante lo retrata bajo la incertidumbre de que en cualquier  momento se escapará de ese onírico cosmos y el dibujo quedará incompleto.

A diferencia de otros los ejercicios de dibujo, en los que el artista concibe una pose de acuerdo a su criterio, en el escenario de la Biblioteca es el modelo quien inconscientemente establece las reglas. Siguiendo el impredecible ritmo de sus sueños, el retratado elige las posiciones más absurdas que se puedan adoptar sobre un sillón y, en muchas ocasiones, el artista debe corregir los bocetos, a medida que el arquetipo caprichosamente cambia de postura.

Todo finaliza cuando el modelo yacente regresa de su edénico viaje o permanece el tiempo suficiente y es plasmado a satisfacción del ilustrador.»

Nota de la presentación de la exposición por Jesús Díaz

Compartir
Previous La poesía siempre una casa nueva
Next La fiesta de Juquila y el asesinato de John Lennon