Menguante


menguante
Compartir

Líquido mental
desparramado como un crimen,
suaviza la piel,
alarga la persecución.

Líquido mental llamado luna.
Líquido mental que perfeccionamos
en nuestros ojos.

¿Cuál es el alcance de esta luminosidad?
¿Creeremos de nuevo en la sangre?
¿En su relampagueo, en su música
que avanza de abismo en abismo?

Estas cintas de grabación
juegan con el viento,
igual que un loco con el blanco.

¿Alguien vio hacia dónde fue este hombrecillo,
este pequeño Ícaro que quedó atrapado en el sol negro
que nace y muere en sus manos?

¿Hasta dónde es capaz de soportar el hombre el oleaje de su propia noche?

Compartir
Previous Georg Trakl en el ocaso
Next Delirio