Monotonía


Monotonía
Compartir

Entre el día y la noche pasa mi vida.
Pasa sin dejar huella,
como si caminara sin rumbo fijo;
como si respirara sin aire;
como si hablara sin comprender;
como si me moviera sin saber;
como si supiera que hoy no es hoy;
y que jamás hubo ayer.

Ésa es mi vida,
tan monótona como el devenir del tiempo;
como saber que está el cuerpo, pero no el alma;
que está la cabeza, pero no la mente;
que está el camino, pero no el destino;
que existe el amor, pero no el sentimiento;
que hoy estoy aquí y no lo percibo;
que tengo la vida, pero ya estoy
muerto.

Compartir
Previous El deseo ciudadano: un análisis a partir de los imaginarios de Armando Silva
Next El encantamiento de las palabras