Murales cerámicos del maestro Jose Manuel Bohórquez


Compartir

mural Manuel BohórquezSobre la avenida a Suba, en el alto de la Virgen, dos largos murales Cerámicos, elaborados con la técnica milenaria de los ETRUSCOS, descansan impávidos ante la contaminación ambiental y el descuido gubernamental; siendo casi imperceptibles al detalle, al paso de transeúntes, automóviles y ahora, del transmilenio.

 El mural superior tiene 2307 bloques de arcilla convertidos por el calor de un viejo chircal en ladrillos esmaltados, que forman en relieve,  las formas de los Muiscas ancestrales sometidos por el casco del brioso caballo español. Hay que detenerse para ver como del árbol del borrachero brota el amor indígena con el europeo, naciendo una nueva raza que junto con la africana formarán la amalgama de ideas, costumbres, música de capadores, guitarras y tambores y la congruencia de los sueños de un país donde hasta los leños de los bosques se tiñen de sangre.

 Más adelante aparece la cotidianidad de las parejas abrazadas en el baile, los ciclistas y la modernidad de los edificios que quieren llegar a la altura de las cometas.

 En su contenido es una trascendencia histórica de lo ancestral a lo moderno. En su forma,  de lo brillante del esmalte cerámico que se reparte en mil destellos de luz en un día pleno de sol, a un mate refrescante cuando las baldosas han sido bañadas por la lluvia.

Revista CONTESTARTE No 6El mural inferior hace referencia a los casi extintos humedales. Allí aparecen aves como el Pico azul y las Tinguas, mamíferos como el Curí, ranas y  serpientes. Florecen los helechos y las hojas de las plantas lacustres. En este mural el color verde  acentúa el alto relieve, donde las plantas y las flores nativas, junto con una fauna desaparecida, sólo están presentes en figuras cocidas al fuego. El mural es una invitación para la reminiscencia, pero también,   para cuidar la naturaleza.

Revista CONTESTARTE No 6

Su autor Manuel Bohórquez, es escultor de la Universidad Nacional de Colombia, vive actualmente en Minca, Santamarta, en medio del esplendor de flores exóticas.

Compartir
Previous La evolución del soul
Next Revista Contestarte No 6