Relatos pedagògicos: El curso delarte


Compartir

Como pinto al óleo y con otras técnicas, inicio “El curso de arte”, enseñando a los Jóvenes la técnica del “Carboncillo”. El Carboncillo, es un trozo de madera quemado, delgado; que venden en los almacenes de arte en bolsitas de unos diez palitos, a un costo de tres mil pesos. Es así, que pido a los jóvenes simples cien pesitos, que no alcanzan ni para la mitad del costo de la bolsita. Lo hago más con el fin que guarden este material, pues tiene un costo. Esto no le gusta al coordinador, quien argumenta que está prohibido pedir plata a los estudiantes y que además los niños en mi salón hacen mucho ruido y desorden.

También se queja de que desperdician mucho papel y que los niños se ensucian con esa “tiza de carbón”. El Coordinador no sabe que llevo hojas usadas de papel blanco, que votan los profesores en otra institución, que recojo y utilizo para que pinten en el envés.

Compartir
Previous Me lo contó un anciano
Next Alhajas. Una joya en concierto