Casa Rosada


Compartir

Revista CONTESTARTE No 6No estoy pensando precisamente en la casa presidencial Argentina, tampoco en el cabaret parisino, ni el club de travestís, estoy hablando de la Tienda-galería-bar. de Suba. Un sitio creado para suplir las necesidades de consumo de los vecinos del sector. En 1980 siendo notoria la ausencia de un espacio para la muestra y el desarrollo artístico, nos animamos a llevar el arte a la tienda.

 Desde entonces se han realizado 24 exposiciones de artes plásticas, Conciertos de Rock, bosanova, boleros y monólogos, malabares, recitales de poesía, etc. Con los simpatizantes de las artes y especialmente de las plásticas que frecuentaban este lugar y con la curaduría de nuestro amigo y Maestro Guillermo Arriaga, dimos inicio a la gestión cultural con una muestra de 24 obras del Maestro Luis Felipe Romero.

 “Casa Rosada” es  un punto de encuentro donde gracias a la actitud de los asistentes que en muchas ocasiones se identifican con este lugar, aportan ideas para convertirse  en un espacio de tertulia, arte y esparcimiento para todos.

Me animé a pensar que era como la sala de la casa y que las personas que frecuentaban este lugar, eran las visitas.

Así se fue convirtiendo en el sitio de todos.

Revista CONTESTARTE No 6Por estas razones hemos decidido hacer un lanzamiento del Catalogo de los 25 años del arte en Casa Rosada, en homenaje a todos los artistas  y poder tener una reseña histórica,  cultural y antropológica de este espacio durante un cuarto de siglo.

De todos los sensibles y quijotescos personajes que han aportado sus obras y sus propuestas,  aquellos que han fallecido; pero que nos seguirán acompañando con sus obras y que de alguna forma merecen la inmortalidad, ya que es un orgullo haberlos tenido en la Tienda, como nuestros hermanos e hijos de Suba.

Posdata: Con su delicado sarcasmo, su irradiante alegría, con su amor universal, el Maestro Guillermo Arriaga, mereció pasar por este planeta. Gracias por existir en nuestras mentes.

Compartir
Previous La patria es el lenguaje
Next Reseña. El último carnaval